Envíos a Medellín y Área Metropolitana

Cómo trabajar desde casa cambió nuestra vida

Teletrabajo, trabajo remoto desde casa, home office, son términos que en medio de la situación actual se han vuelto comunes. Ahora más del 60% de las personas que tenían un trabajo donde debían ir a una oficina, están trabajando en uno de los espacios más próximos a su intimidad, su hogar.

De este porcentaje de personas la mayoría afirma sentirse más a gusto con su trabajo, y según parece, esta percepción crecerá en medio de la contingencia, pero ¿qué pasa con el resto?

Cada día nos enfrentamos a un sinnúmero de emociones y sensaciones, producto de todo lo que encontramos a través de las noticias, lo que nos cuentan nuestros compañeros y amigos, y nuestra naturaleza humana nos lleva también a pensar en muchas otras cosas, haciendo que el trabajo desde casa despierte diferentes ideas sobre las dinámicas en las que nos relacionamos, desarrollamos nuestras tareas diarias y obligaciones. Todo esto se traduce en momentos donde nuestra disposición, el espacio en el que nos encontramos, los hábitos que tenemos y posibles distractores en nuestro hogar, juegan un papel vital para sentirnos a gusto.

Estudios realizados por firmas y consultoras como Gensler, afirman que no más del 12% de las personas quisieran trabajar a tiempo completo desde casa, ¿a qué se debe esto?. No estamos acostumbrados, es una dinámica que para muchos nos reta a pensar en qué es lo que nos puede ayudar a estar más enfocados y sentirnos productivos. Replantear así la concepción que tenemos sobre lo que es teletrabajar, nos lleva a entender que es más que tener buena conexión, computador y audífonos por si tenemos una que otra reunión. 

 

Trabajar desde casa activa varias preguntas:

¿Alguna vez trabajé desde casa?¿cómo me sentí esa vez?¿hice algo diferente? ¿tengo un espacio adecuado para trabajar o necesito algo más?¿cómo la actividad de mi hogar afecta mi trabajo?¿tengo más o menos distractores?¿qué puedo hacer para mejorar mi espacio?

Si miramos más a fondo, las preguntas son infinitas, pero la reflexión que surge al analizar posibles respuestas, es que la mayoría de las personas no encuentran el equilibrio entre la comodidad de su hogar y la dinámica que significa trabajar. Es un cambio completo de chip, de pensar que ahora lo que hacíamos fuera, lo hacemos casi al lado de la cama, que pensándolo bien, podría ser en un espacio mejor y más adecuado.

oficina en casaoficina con vista al jardín

www.architecturaldigest.com

Susan David, reconocida psicóloga y conferencista internacional, afirma que debemos enfocarnos en cómo podemos cambiar la forma en que nos relacionamos con el trabajo desde casa, ya que no podemos cambiar instantáneamente lo que estamos viviendo como sociedad. En este sentido podemos guiar nuestra energía para cambiar nuestros hábitos, los espacios que tenemos y su propósito, siendo esto un gran motor para encontrar y experimentar con nuestros ambientes.

Pensar diferente, renovar nuestra cotidianidad y motivar nuestra mente para abrirse a nuevas oportunidades y comodidades, son la clave para encontrar ese equilibrio que buscamos, dedicando parte de nuestro día a ser creativos y desarrollar nuestras tareas en un espacio oportuno, para luego desconectarse, disfrutar de un buen libro e incluso ver el próximo capítulo de nuestra serie favorita en Netflix.

Ahora, si estás trabajando desde casa ¿crees que has comenzado a ver el trabajo con otros ojos?

Activa tu mente, establece nuevas rutinas y da el primer paso; que la productividad te encuentre preparado, construyamos juntos espacios de creación e inspiración en casa.

  

Juan Esteban Calle Garcés
Diseñador y creativo industrial, apasionado por el diseño de espacios y experiencias culturales, el interiorismo, la investigación y la creación de contenidos. Amante de la buena energía y la creación de espacios para compartir el conocimiento.
Experience Lead en Brandex Global.